Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.


Llama ahora

662 005 719

El carnaval de Los Goya


Medio mundo celebró anoche la fiesta de carnaval. Yo fui parte de la otra mitad que me quedaba en casa descansando después de un día largo de trabajo. Pero no penséis que me perdí la gran fiesta… En TVE emitían desde el Madrid Marriott Auditorium Hotel un evento similar que no tenía nada que envidiar a lo del Sambódromo de Rio.

Como pueden imaginar les hablo de los Premios Goya, donde hubo bailarinas, bufones y una música muy especial que cortaba a los premiados cuando se enrollaban de más… Y cómo no podía faltar, ¡hubo Reina y Damas del carnaval!

¿Cómo es posible que llevando un vestido de Rosa Clará, con una espalda sutil pero cargado de encaje y tirando a clásico, la termines de liar con ese pelo? Nada favorecida Belén Rueda. El volumen de su pelo era casi el mismo que el de sus pómulos, y eso despistaba mucho.

Me atrevo a cortarle la cabeza y hacerle un pega con el peinado de otra edición y, ¿a ver qué os parece?









El premio a la mejor Actriz de Reparto fue para Luisa Gavasa. Muy elegante pero me recordaba a alguien…


A Miriam Diaz Aroca hacia mucho que no la veía y la verdad que no fue sorprendente el reencuentro. Mucha campana y mucho dorado y rubio junto. Al más puro estilo burbuja de Freixenet trasnochada.


La corte de las Damas da paso a la Reina de los Carnavales de los Goya. Siempre con su punto de locura, pero esta vez quería hacerse notar, dando muestra de ello en las dos apariciones que tuvo. Una mezcla extraña de pelocho con Paco Clavel. Victoria Abril, cero patatero.


No puedo terminar sin hacer una mención especial al Sr. Pedro Sanchez. Al parecer, estaba de cañas y pensó a última hora en pasarse a ver “que se cocía” ¿Protocolo? ¿Dónde? Hasta su “amigo” de Podemos, imagen de Auchan, y que le faltó acudir a la cita con el Rey, en zapatillas de ir por casa, iba mejor vestido que él.